Saltar al contenido

Vaginas masturbadoras

vagina masturbadora

Si estás buscando una vagina de silicona o TPE que te dé buenos momentos de placer, que parezca realmente una vagina, con sus labios, un buen clítoris, una textura suave, confortable por dentro y con un buen grado de realismo, entonces quédate porque éste es tu artículo.

¿Qué tipos de masturbadores vaginales hay?

Podemos diferenciarlas en masturbadores en dos tipos:

  • Masturbadores manuales: necesitarás ejercitar tu mano o bien colocar el masturbador en lugar fijo y cómodo y moverte como si estuvieras fornicando, introduciendo y sacando tu pene de la vagina masturbadora.
  • Masturbadores eléctricos: el juguete se mueve hacia arriba y abajo para simular el vaivén del acto sexual. Igualmente, algunos pueden ser colocados en la pared para una experiencia diferente.

¿Qué características tiene una vagina masturbadora?

Aparte de los tipos de vaginas que has visto en el punto anterior, hay algunas características que debes tener en cuenta antes de comprar una vagina masturbadora:

  • Vaginas masturbadoras con efecto calor: estos juguetes tienen un sistema de calentamiento que mantienen tu miembro a temperaturas superiores a 35º provocando erecciones más duras al hacer fluir más sangre por tu pene.
  • Vibración: consiste en un mecanismo que produce vibraciones a través de un motor eléctrico ubicado en el interior del masturbador,
  • Realismo: una apariencia realista puede ayudar a mejorar la experiencia de masturbación de un hombre, especialmente si está buscando una experiencia sexual lo más cercana posible a la realidad. Además, los materiales utilizados para crear la vagina masturbadora deben ser de alta calidad y lo más realistas posible. Esto puede incluir materiales que imiten la textura y la sensación de la piel humana, como el silicona o el TPE (elastómero termoplástico).
  • Textura interna: las vaginas masturbadoras están disponibles en una amplia variedad de texturas internas que pueden simular diferentes sensaciones sexuales. Algunas texturas son suaves y uniformes, mientras que otras pueden ser más rugosas o con patrones. Además, algunos modelos incluyen protuberancias, ondulaciones, nódulos y otras características que simulan la sensación de penetración vaginal.